Experiencias, en el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería

Wednesday, 23 June, 2021

El Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería fue lanzado por primera vez en el Reino Unido el 23 de junio de 2014 por la Women's Engineering Society (WES) para celebrar su 95º aniversario. Desde su lanzamiento, esta conmemoración ha crecido en los años siguientes hasta el punto de recibir el patrocinio de la UNESCO en 2016. Se trata de una campaña internacional que celebra los logros sobresalientes de las mujeres ingenieras de todo el mundo. El objetivo de este Día, es fomentar el crecimiento de las mujeres en el sector de la Ingeniería.

En este sentido, compartimos un fragmento de historia de la primera Ingeniera Industrial del país y una mirada desde la actualidad académica y de campo de esta profesión.

Carlota Barber de Salmoiraghi se recibió el 14 de agosto de 1928 en la Universidad Nacional de Tucumán, convirtiéndose en la primera Ingeniera Industrial del país. Su hijo, el Agrimensor Carlos Salmoiraghi muy amablemente brindó algunos recuerdos sobre su madre y su carrera en la Ingeniería, contó que cuando ella ingresó a la carrera, la institución era Universidad provincial, por lo que mientras ella cursaba, vivió la nacionalización de la Universidad. Tuvo la posibilidad de estudiar a través de una beca, como la mayoría de los estudiantes de su cohorte -probablemente 20 alumnos. Contó Salmoiraghi que, al momento de recibirse la Ing. Barber, no le fue posible iniciar un camino profesional pues no la aceptaban en constructoras, por ser mujer. Fue a través de la empresa de su esposo el Ing. José Salmoriraghi, con quien había estudiado y dos años después de haberse recibido ambos contrajeron matrimonio, donde pudo comenzar a trabajar como ingeniera. A lo largo de su ejercicio profesional, pudo realizar diversos proyectos y obras en la provincia vecina, complementó sus actividades profesionales con la docencia: enseñó en la Escuela de Comercio de Tucumán, en la Escuela Industrial Ing. Huergo de Bs. As, y en la Escuela Industrial de Chivilcoy. También tuvo la oportunidad de trabajar en el exterior para implementar Sistemas de Control de Calidad en diversas empresas. Finalmente, contó el Sr. Carlos, “cerca del año ’50 mi mamá pudo formar una empresa de obras en Tucumán, y ahí pudo hacer canales de riego, desagües, casas privadas y otras obras”.

Doña María Carlota del Tránsito Barber de Salmoiraghi, falleció a los 92 años, en diciembre de 1992, tuvo cuatro hijos y también se destacó en la pintura y la poesía. Ser profesional y madre no es sencillo, mucho menos en carreras no usuales para mujeres; sin embargo ella como otras, pudo avanzar en su vocación profesional a pesar de las dificultades y de ciertos detalles que siempre le recordaron que pertenecía a una profesión masculinizada, como su título de Ingeniero (algo que recién hace poco se modificó de acuerdo al género del egresado) o por ej. una invitación del Consejo Profesional de esa provincia, para distinguirla por sus 50 años de profesión (la única mujer entre 15 homenajeados) con una nota que evidentemente era destinada a hombres. Su tesón hizo que lograra hacer su camino profesional y entre tantas acciones realizadas, también fue fundadora e integrante de la Comisión Directiva del Centro de Ingenieros de Tucumán, dejando también allí su huella.

Por su parte, Daniela Capua, es egresada de Ingeniería Civil de nuestra Facultad desde el 2018 y pudo comenzar a ejercer ese mismo año en la industria local, como Encargada de Planta de hormigón y luego en una consultora que tiene a cargo la inspección de la obra de la cloaca máxima en Sgo. del Estero. En marzo de 2019, fue una de los 20 alumnos seleccionados para una beca de Maestría en Ingeniería del Transporte, en la Facultad de Ingeniería de la UBA y actualmente se encuentra allí realizando su tesis. Además, trabaja en el Laboratorio de Investigaciones Viales, perteneciente al Departamento de Transporte de la UBA, realizando tareas de gestión, apoyo a la investigación, planes de calidad y ensayos de materiales.

Recuerda sobre su etapa como estudiante en la FCEyT: “A nivel personal fue un privilegio haber podido realizar la carrera en una Universidad Pública y haber accedido a diferentes becas a lo largo de la carrera, que posibilitaron mi continuidad y finalización. Quiero resaltar la formación profesional de esta casa de estudios. He cursado la carrera de Ing. Civil y la Tecnicatura Universitaria Vial. Fui tutora durante 3 años, lo que me permitió brindar apoyo, motivar y acompañar a los ingresantes, resaltando la importancia de ser constantes y de trabajar por los objetivos; con esfuerzo y trabajo todo se puede lograr”, dijo Daniela. También destacó que, con sus palabras de hoy, espera alentar a más mujeres a profesionalizarse en la ingeniería.

“Cuando comencé la Universidad, la cantidad de mujeres que cursábamos era mínima. Con el pasar del tiempo y siendo tutora, noté que ese panorama fue cambiando. La valoración de carreras como específicamente masculinas está en retroceso”. Sin embargo, en el ámbito laboral, sostiene que las mujeres “se encuentran con barreras que son invisibles o que no son tan claras, También a la hora de acceder a cargos jerárquicos, por ej.: como Jefe de Obra en Santiago, muy pocas veces escuché que una mujer ocupe este tipo de puesto”, pero destaca que en Bs.As. puede observar una mayor apertura hacia el género. “Considero que con el tiempo y con el creciente número de mujeres en la ingeniería, esta mirada irá cambiando como está sucediendo en muchas partes del país y en muchas otras profesiones. De a poco fuimos ganando espacios impensados, creo que es un comienzo de lo que se viene, el paradigma está cambiando”.

Recalcó la Ing. Capua: “Animo a que más mujeres se sumen a esta profesión, es importante dar a conocer experiencias y trabajos realizados por mujeres dentro del ámbito de la ingeniería y hoy, es un día especial para hacerlo”. Considera, al igual que Liliana Rathmann (presidenta de la Comisión de mujeres del CONFEDI), que “las competencias y el buen desempeño en un puesto de trabajo tiene que ver con la vocación, esfuerzo, talento y compromiso, y no de si sos hombre o mujer”.  

El CONFEDI cuenta con el Programa “Mujer en Ingeniería”, que tiene como objetivo principal motivar a las mujeres por el estudio y ejercicio profesional de la Ingeniería y promover la igualdad de derechos y oportunidades laborales en este campo. El Consejo afirma que “la presencia de la mujer en la ciencia y tecnología es imprescindible como lo es en cualquier ámbito de la sociedad, para que la misma sea más justa y equitativa. Así como para la toma de decisiones profesionales, la mirada interdisciplinaria enriquece a la misma, la participación de la mujer da un enfoque particular que seguramente es un aporte importante para los proyectos que se llevan adelante desde la ingeniería”. *

 

*Fuente: CONFEDI (https://confedi.org.ar/mujer-en-ingenieria/)